Carlo D’Ursi

El derecho internacional es claro: atacar a civiles que no participan en las guerras constituye un homicidio ilegítimo, y puede constituir un crimen de guerra. Pero parece que a ciertos gobiernos, esto no les importa. Las guerras de hoy en día, voladas por aviones no tripulados, o drones, son mucho más económicas, pero suponen un mayor peligro para la población civil que vive en el constante temor de sufrir un ataque fulminante, que en ocasiones es totalmente arbitrario. Y justamente es el cortometraje Yalla, dirigido por el cineasta Carlo D’Ursi, y que ha ganado el Premio a Mejor Cortometraje Cinematográfico en los Premios José María Forqué, quien da la voz de alarma a esta violación de los derechos contra la humanidad.

Yalla narra el asesinato de cuatro niños en la franja de Gaza el 16 de julio de 2014.La película pretende ser una llamada de atención sobre las continuas violaciones a los derechos de la infancia en los conflictos armados”, comenta su director D’Ursi, quien además añade queel uso descontrolado de los drones militares causa víctimas civiles inocentes”.

Yalla, ha ganado el Premio Amnistía Internacional para proyectos de cortometraje del Festival Abycine y su estreno internacional se celebró en el Urban World Film Festival, que califica para los Oscar de la Academia de Hollywood.