NACIDOS PARA BAILAR/Espectáculo

Losvivancos04 Losvivancos03

Los hermanos Vivancos se hacen fuertes el uno al lado del otro. Elías, Aaron, Judah, Cristo, Josua e Israel… La unión de individualidades es lo que les hace únicos. “Somos como un cóctel de muchos ingredientes”. La fusión de los pasos más espectaculares del flamenco con el espíritu de las artes marciales, los grandes saltos del ballet y también una música que mezcla la raíz con lo moderno. “Nuestro estilo es una oda a la vida”, explican.

“Una celebración a la diversidad”. El esfuerzo, la constancia y la profesionalidad son valores que todos comparten gracias a la educación artística que recibieron, multidisciplinar y llena de matices. Con apenas cinco años aprendieron danza en la escuela que su padre fundó y cada uno se especializó en un instrumento: violonchelo, vio- lín, bajo, EWI, percusión, flauta… Allí también conocieron las artes marciales y técnicas circenses, grandes protagonistas en la producción de sus espectáculos. Completaron sus estudios de danza en el Conservatorio Profesional de Danza de Barcelona. En 2002, cada uno inicia su camino viajando con distintas compañías artísticas y en 2006 deciden unir su talento y pasión sobre las tablas para crear una marca única, Los Vivancos.

A estas alturas, además de la garra de Los Vivancos, a nadie se le escapa su forma física. La excelencia es un hábito, y mantener este ritmo tan enérgico exige, además de pasión, muchas horas de entrenamiento. Estos hermanos son artistas de élite que cumplen estrictas rutinas de ejercicios y sesiones de alta intensidad. Tan alta que hasta baten marcas mundiales: Israel posee el récord Guinness al zapateado más rápido. 1.317 golpes en un minuto. “Creemos que un bailarín debe controlar cada parte de su cuerpo y de su mente. Nos levantamos por la mañana y hacemos hora y media de ballet, luego estudiamos un instrumento durante dos horas, por la tarde vamos un par de horas al gimnasio y después ensayamos”. Separan los pies del suelo para entrenar y para darlo todo sobre el escenario. Pero el resto de su (poco) tiempo libre los tienen bien firmes y no se olvidan de quienes más lo necesitan. Los Vivancos están muy comprometidos con la acción social a través de su propio proyecto solidario, que tiene como lema “#KmSolidarios”. Mediante la celebración de galas y eventos buscan recaudar fondos para las personas más vulnerables y, en especial, para luchar contra la pobreza infantil. “Es una gran prioridad para nosotros”.